Saturday, December 25, 2010

Feliz Navidad guapos y guapas.

Muy buenas, he oído por allí o puede que por aquí, pues en internet esto de las distancias y los espacios no deja de ser un contrasentido (ya que todo esta a un click, o si se prefiere a siete pasos). Bueno, pues he leído que si no escribes con cierta regularidad (una vez al año no hace daño) te cierran el blog, que digo yo que me lo podrían dejar orbitando como basura espacial... Es por esto que poco antes de marcharme a Alemania, para experimentar en mis carnes lo que es ser emigrante y para tener un mejor conocimiento de la palabra frío, una palabra que es usada muy a la ligera en nuestra comunidad autónoma y cuyo significado último me dispongo a conocer.

Es por esto, repito, por lo que me uno a nuestro monarca y os deseo a todos los que entráis en este blog por accidente: FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO

Friday, September 24, 2010

No estoy muerto

No estoy muerto, estoy con tomándome un café muy "lungo" (se escribirá así) con Jesús Gil y Belen Esteban (no esa doble que Belén uso durante la operaciónde cirugía para dar el cambiazo y poder huir del monstruo incipiente). Después iremos hasta la tumba de Elvis en un pequeño cementerio de Calcuta, mañana mi amigo Osama me traerá (por fin) uno de sus portátiles que tiene cobertura global, regalo de la CIA, y podré volver a escribir y siento que será un placer. Hasta mañana, siempre hasta mañana, siempre mañana...

Sunday, June 06, 2010

Algo pequeñito, inmaterial vamos.


En las noticias, en la televisión, me informan sin que yo pueda evitarlo, pues tendría que extender el brazo para coger el mando, de los intentos, al parecer prolongados, por coronar al flamenco con los laureles de “Patrimonio Inmaterial de La Humanidad”, por curiosidad, unas horas después, me he puesto a mirar la página web de la UNESCO, para confirmar algo que me picoteaba la coronilla. La lista de Patrimonios inmateriales, es bastante extensa y eminentemente etnocentrista. Y para mí olvida patrimonios mucho más importantes que los fugaces y atávicos legajos de historia humana. Para mí una lista como esa, debería abrirse un poco, reconocer que el etnocentrismo bien entendido, va mucho más allá del hombre, y reside muy a menudo en aquello que no es hombre, ni producto de su acción. Estoy intentando tender un puente conceptual, para abrazar aquellas cosas que sin plantar, recogemos.

El viento sólo existe como concepto, si es percibido, si juguetea entre mis dedos, si refresca la habitación o impulsa el navío. Como fenómeno siempre estará allí, pero sólo es patrimonio de los que lo veneran, de los que llenan el pecho con su salvífica inmaterialidad.

Sea el viento, la brisa y el aire puro mi primer candidato a “Patrimonio inmaterial de la humanidad”

Una vez aceptado el viento, no cabrá el sonido del agua correr, metáfora perfecta de la vida, de lo que crece. El canto de los pájaros, el rugido del León en el atardecer Africano, el olor de la primavera… Ningún ser humano puede permitir que le roben los atardeceres, velándolos con cortinas de cemento, ni la bóveda celestial cegada por el paradigma del progreso…… Pues eso, velemos por todo aquello que estaba antes de nosotros y debe permanecer cuando dejemos de ollar toda clase de tierra.

Sunday, May 30, 2010

Haircut

Ayer fui a pelarme, me senté ante el espejo de una peluquería enclavada en el corazón metálico de un centro comercial, varios clientes nos alineábamos sentados en sillones idénticos, todos enfrentados a nuestro reflejo, sobre el que baila la estetiticista que nos tocó en suerte. Mientras me cortan el pelo, lo lavan, mojan, secan, corrigen, definen… Mi rostro muta, atractivo, feo, gordo, flaco, sorprende con que facilidad salto de una personalidad a otra, ninguna de ellas me convence y se me hace un poco angustioso estar frente a mí mismo tanto tiempo, hubo un tiempo en el que podía sostener mi mirada hasta bien entrada la noche. A día de hoy me es imposible, sólo diluido me reconozco. El resultado no es del todo malo, concluyo pues que me iré
afeando lentamente hasta la próxima visita.
- Me levanto, la chica que cobra habla animadamente con una cliente habitual eso retrasa un poco el pago del servicio, hago tiempo inquiriendo a la montaña de revistas en la mesa de espera, miro con descuido a la gente que camina fuera, por el pasillo central del centro comercial, no obtengo ninguna respuesta. Mi hastío crece hasta que revela mi presencia, y la chica hace una pausa con la clienta habitual para que yo pague mi deuda, lo hago siempre sonriente y con una amabilidad que gusto en exagerar.
- Me incorporo al torrente y elijo un destino, noto la cabeza más ligera, desprovista de su cubierta es taladrable. Observo un escaparte y penetro en la tienda con una facilidad cercana a la felicidad.

Thursday, April 01, 2010

Semana de pasión.

Cuando ante cuatro días de fiesta, me veo la mirada del peatón al cruzar una amplia avenida, muy bien no pueden estar las cosas. Esperaré a que el semáforo me diga de cuanto tiempo dispongo sabiendo de antemano que sólo gastaré un tercio, apretaré el paso, no sin dejar de controlar a los coches, sus bastidores siempre sonrientes, ante la vista de las débiles piernas del peatón, difuminaré el lóbrego pensamiento concentrándome en el futuro, mirando la otra acera, no podré hurtarme la amargura de saber que aprieto el paso para llegar, pensaré acaso en que quizás pude haber llamado, pero ya es un poco tarde para ir buscando calores humanos, estoy condenado a los lamidos por la costumbre y los que chocan al paso, como torpes mariposas.

Puede que me fije en los compatriotas, cruzando en sentido contrario, buscaré una mirada, un breve instante de belleza, mi propia sonrisa limpiada que me devuelve un niño. Y finalmente pasará, la vida siempre se cobra piezas entre los que la desprecian, por eso siempre miro de reojo los guardabarros ajenos, presto a salvarme con una cabriola circense.

Friday, March 19, 2010

Cura de humildad

El monje llevaba semanas arrastrando la roca, sólo terminaría su suplicio al llegar al final de la montaña, llevaba días sin dormir y ofrecía un deplorable aspecto. Todo el que lo veía le ofrecía ayuda, que él declinaba con maneras tan sublimes que dejaba en aquellos que se cruzaba, esa suerte de paz interior que sobreviene si no se busca y que tan cara es al encuentro. En dos días era famoso en el valle. Pero a medida que iba avanzando en su propósito, más raros eran los encuentros con él.
Bajo la luz rojiza del sexto atardecer, su inclinado destino, le obligó a dejar los caminos comunes, adentrándose por sendas ignotas.
En el valle, su historia se convirtió en un susurro, a veces los niños llegaban corriendo desde los campos a la aldea y juraban excitados haber visto a la roca moverse en las zonas más altas de la montaña. Pasó una semana y no faltaron los mentirosos que juraban verlo, al tiempo que los que al principio se lo cruzaron, atribuían sus buenas suertes al delgado hombre arrastrando la gran piedra.
Fue el Sábado de la segunda semana, cuando Munsokay “El Cazador”, dijo haberse encontrado con el monje, más allá de las nieblas altas, a las que entró persiguiendo el enorme ciervo que transportaba cuando llego a la aldea. Munsokay era respetado y nadie puso en duda su testimonio, racionando las palabras y los gestos, dio a entender que ofreció ayuda al hombre, que este se encontraba derrotado recostado sobre la piedra y que tal vez permanecía allí desde hacía dos días, pero que el monje declinó su oferta y decidió seguir su camino, aunque era evidente que no podía moverse del sitio… Al decir esto Munsokay, hizo un profundo silencio con el que reflejaba su respeto por el monje.
El alcalde pidió voluntarios para subir a ayudar al monje, pero pocos se ofrecieron y Munsokay, asqueado de la cobardía de aquellos hombres, aferrados a sus ridículos arados, feas mujeres y macilentos animales, decidió encargarse él mismo, y así el resto respiró aliviado.
Munsokay mandó una paloma mensajera a su hermano del sur, este era un gran guerrero y poseía 50 jinetes de elefantes. A los dos días un temblor sacudió el pueblo, el hermano de Munsokay era aún más alto y fuerte que él y montaba un gigantesco elefante.
Ambos subieron a la montaña y gentes de todo el valle los vitoreaban desde los bordes de los caminos.
Era el décimo noveno día y el monje sentía que no llegaría a completar su tarea, y lloró amargamente hasta que el sol se diluyó en el horizonte. La oscuridad trajo un sopor insoportable y pronto quedó sepultado bajo una montaña de sueño.
Sin embargo despertó en el vigésimo primer día, y lo hizo en un mullido colchón, en la aldea, simuló alegría y gratitud lo mejor que pudo, velando su amarga derrota a sus bienhechores, finalmente abandonó el valle, y miró por última vez la montaña, la piedra estaba sin duda en su cúspide, pues el mismo hermano de Munsokay, retomando su tarea, la llevo hasta donde debía ir, como muestra de profundo respeto hacia el monje.
Finalmente descendió por el camino, preso de una gran tristeza, pues había aprendio que las cimas, están reservadas sólo para los de siempre.

Monday, March 15, 2010

Cirugía personal

- Algo me ha sobrevenido, algo que ha cambiado algunas cosas, pequeños cambios íntimos y en apariencia nimios, como un dedo, cuyo peso con respecto al resto del cuerpo, algunos dedos pesan mucho, otros poco, pero en general no son una porción respetable del todo al que pertenecen. No obstante, si me tuvieran que arrancar una libra de carne, nunca daría un dedo como parte.
- Me pregunto si ahora que tengo menos dedos, el resto harán mejor el trabajo, tendrán más espacio para toquetear a gusto y seré alguien más mañoso. O quizás haya perdido irremediablemente el equilibrio y la fuerza.
- Entonces me vería arrastrado a un estadio anterior, quizás Nietzsche o el comercial de Praga, disfrutarían en esta tesitura, pero para conducir y manejar el navegador táctil, necesito todas mis facultades digitales. Lo siento pero no tengo ganas de ser el Jhon “El salvaje”, la verdad.

- Si damos forma a un tronco, no tiene sentido quedarse con la viruta, es necesario barrer cada cierto tiempo, el problema es que nuestros formones rara vez hacen lo que se les pide y la madera, ¡ay¡ señores, la madera tiene muchos secretos.

Friday, March 12, 2010

Miguel Delibes

- Hoy murió Miguel Delibes, recuerdo que en el Instituto, cuando aún exploraba las potencias de mi alma, en clase de literatura de 3º de B.U.P (1º de Bachiller, para la juventud), la figura de este guardián del castellano fue objeto de una redacción. Con mi alma gamberra lo puse a parir, satirizando una de sus jornadas de caza. Gustaba yo por entonces de estos saltos con red, donde los temas y las intenciones, aliñadas con pequeñas mañas estilísticas robadas de otros escritores, eran siempre bien recibidas por mis profesores, que veían en mí a un “Poète Maüdit” o lo que fuera.
- A costa del difunto y de mí mismo añadí otra felicitación, la guardé mecánicamente en Él Cajón, sospechando despreocupadamente que llegaría un momento en el que el polvo iría ganando espacio y en el que lo más destacable, se acartonaría y amarillearía sarcásticamente.

- En el día de hoy murió Delibes, y yo, doce años después de burlarme de él, trabajo para un apasionado de la caza y defiendo la foto a capa y espada: doce hombres, cansadas escopetas abiertas en compás sobre sus antebrazos, con 40 cérvidos muertos a los pies, todo sobre un mantel de atardecer castellano y manchego.

- Por toda la escuadra Don Miguel, por toda la escuadra.

Saturday, March 06, 2010

Islandia

Hoy se vota algo curioso en Islandia, se vota no devolver el dinero. Islandia era hace un año, el país más inteligente del mundo, a poco que se prestara la oreja se escuchaban sus bondades, galopando sobre el viento del Norte, causaba asombro la preeminencia del dinero de plástico, la sagaz expansión de su sistema financiero, la vertiginosa velocidad a la que el dinero movía, entre sus escasos 300.000 habitantes. Un país respetuoso con el medio ambiente, en el aire sabe a aire, al agua a agua, un paraíso. Y resulta que vino la crisis, y ahora cada recio y sano islandés, tienen una deuda de 40.000€, lo mismo el rico banquero que acumulo millones, que un honrado basurero, un estibador, un bombero e incluso un niño que juguetea en una de esas guarderías islandesas, que me imagino como un paraíso confortable, con vistas al más crudo invierno y repleto de querubines perfectos y sonrosados.
En esta isla, donde muchos genetistas, estudian las cenozoicas genealogías islandesas, hoy se vota que no se paga. Y A MÍ ME PARECE BIEN. El que piense que el declive de Islandia es consecuencia de la codicia de todos esos malditos esquimales del sur, debe salir ahora mismo a la calle e ir colgando carteles de “Especulador” en todas las casas de su vecindario. Pero no, no es así, ni albañiles con demoníacas calculadoras de notación polaca, ni apaleadores de focas calculando bajo la aurora boreal retorcidas espirales de Ishikawa… Que no paguen, que no lo hagan. Aquellos que nos llevaron al desastre, han dado la vuelta al edificio, han gritado desesperados por las esquinas, entrado por la puerta de atrás y están volviendo a subir al escenario, “Nos equivocamos y para espiar nuestros errores, es necesario un esfuerzo colectivo, lo hicimos porque la sociedad es así, nos esperan tiempos duros, es necesario hacer drásticos recortes, deben ustedes hacer…. “ Y así, con este sencillo discurso, todo vuelve a donde estaba y así, creo que seguiremos, nos arrastraremos hasta que se nos pelen las rodillas….. ¡!!Qué entusiasta estoy hoy¡¡¡

Saturday, February 27, 2010

http://estosololoarreglamosentretodos.org/

Hoy me he encontrado con esto, en medio de una ciclogénesis explosiva, no está mal. Yo prefiero una esperanza así, que la esperanza del consumismo que según tengo entendido, están preparando las cámaras de comercio. Quizás es simplemente que debemos adelgazar, y empezar a disfrutar con cada gramo, olvidándonos un poco de contar los kilos. Clickea si lo deseas y opina, critica o súmate. O si lo prefieres hazlo sin verla, yo también lo hago a veces.

Tuesday, February 09, 2010

La "Tormentilla" -escrito en 2007.

Cada cierto tiempo, irremediablemente con ÉL me cruzó, no soy el único y me consta, ha conseguido cierto estatus y es un icono de orden secundario. Nuestro primer encuentro hizo coincidir mi adolescencia y su adultez, mi padre me compró uno de sus libros (no sé como este hombre, que trabaja 14 horas al día, tiene siempre un autor o un libro con el que seguir educándome.) Con las púrpuras de la editorial Planeta y aunque en mi familia, como castellanos viejos, practicamos la suspicacia frente a los laureles ajenos, un inicio prometedor, desde el puño y pluma de una de las promesas de la literatura en Castellano, con buena técnica, para que seguir subrayando lo que no se le escapa a nadie. El caso es que el libro no me gustó, para mí gusto estaba vacío como una catedral el día de la procesión. Sin embargo no puedo concluir aquí, he de seguir pues quiero llegar a un sitio.
Todo giraba alrededor de un cuadro, en sus círculos concéntricos giraban los temas de siempre, tratados como siempre y bajo la siempre incomparable Venecia. UN CUADRO. No falta un análisis crítico sobre el mismo, una perla que a mí me pareció un pecho siliconado, bueno en realidad, sólo en el aspecto de la impostura, porque los pechos operados son algo de mi total interés.
Y hasta aquí nuestro primer encuentro, un libro que no me gustó nada, pero que respeto. Después vinieron decenas de apariciones, algunos libros más…. Hasta que llegó una noche, desconozco qué reafirmador de la personalidad se había echado en el pelo, pero ahí estaba encendido hablando de Meanwille….. “No son disgresiones” -bramaba , descomponiéndose cómo sólo Él y los que se le parecen pueden, medio indignado, medio estreñido, medio condescendiente (su ego da para más de un ser humano). Y entonces me quedé dormido y soñé, entraba Meanwille al plató y le decía: “Son disgresiones, para acercar el mar a los de secano, mi mundo era un lugar sin You Tube, ni Wikipedia…. Como el tuyo.”
Y nuestro clásico sollozar: “Simples disgresiones… sólo eso”.
Y entonces entró en escena y le lanzó su libro (edición buena, con tapas de mármol), merced a mi buen brazo las gafas de pasta se rompen y el héroe sufre una ligera conmoción, que no le obsta para escucharme gritar: “ES SÓLO UN PUTO CUADRO”.

Monday, February 08, 2010

Next blog, next blog, next blog, next blog again...

No hace mucho, ni siquiera un año, descubrí que en la parte superior de mi blog, y en el de muchos otros, existe una bonita línea de código, que bajo el disfraz de siguiente blog, me expulsa de esta santa página y me lleva a otros tantos abismos personales. A veces, simplemente no puedo parar de darle, y sólo frena mis ímpetus esta parodia de conexión que nos venden a precio de oro. Es empezar y no querer parar, supongo que los siglos de zapping son un peaje que hay que pagar.